Night Ride
25 Julio, 2015
Lara 800, la MV Augusta Scrambler
10 Septiembre, 2015
Mostrar todo

Bienvenido al futuro: Proyect LiveWire

Recientemente hemos estado en el circuito de Hockenheim, tras recibir una exclusiva invitación de parte de la Motor Company para realizar un test ride del nuevo prototipo que Harley-Davidson ha hecho con motor eléctrico. Solo 4 concesionarios españoles fueron elegidos para acudir a Alemania con la intención de conocer nuestra opinión y comentarios acerca del proyecto LiveWire.

En las inmediaciones del circuito, la Company había instalado una carpa de aproximadamente 500 metros cuadrados en las que aparte de 20 unidades del prototipo, había un simulador para pruebas estáticas, y un despiece de las partes más significativas de la moto, como es el bastidor y el basculante, los dos de una sola pieza, con completa información digitalizada sobre su desarrollo.

Viendo la cuidada estética y disposición de todo esto, tomamos consciencia de que en Milwaukee van muy en serio con la propulsión eléctrica, dando la impresión que estamos en un tiempo futuro. Si buscamos en la historia de Harley-Davidson, podremos ver que la marca se ha reinventado a si misma continuamente para estar a la vanguardia en la industria de la motocicleta. A pesar de que en sus motos se siente la herencia del pasado, siempre cuentan con los últimos avances tecnológicos.

Con la LiveWire no iba a ser menos. Lo primero que nos sorprende de la moto es que no se trata de una moto eléctrica cualquiera, a primera vista, el diseño te quita la respiración, una estética agresiva que no dejó a nadie indiferente.
Líneas estrechas y acabados perfectos dan la impresión de que es una motocicleta de producción. El peso, ligero y bien repartido para un propulsor trifásico de 300V alojado en un marco de aluminio, 210 kilos. La carga completa de la batería tarda unas tres horas, lo que le da una autonomía de unos 90 kilómetros, en el modo “Range”. Tiene dos modos de conducción, uno pensado para economizar el consumo, “Range Mode”, y el “Power Mode”, donde se desatan completos los 74 caballos que da, superando rápido los 120 kilómetros por hora.

Disfrutamos mucho en prueba dinámica, el tacto del acelerador te transmite rápidamente los 70Nm de par, sorprendiéndonos al instante no solo por su respuesta, si no también por el sonido. Sí, suena, y mucho. Personalmente me recordaba a el despegue de un caza F18.

Muy destacable el cuadro de mandos, una pantalla TFT completamente táctil que te da toda la información que necesitas, el faro de LED y los intermitentes incorporados a los espejos de aluminio CNC.
La frenada es excelente, a pesar de no incorporar ABS aún y contar con un solo disco delantero y una pinza de dos pistones. Las suspensiones son buenas, una horquilla invertida Showa y monoamortiguador trasero, transmite muy buenas sensaciones.
Monta llanta 18” delante y 17” atrás, con un magnífico diseño y los neumáticos Harley-Davidson fabricados por Michelin.

Nos llevamos la impresión de que Harley-Davidson se ha adelantado a todos con este proyecto, demostrando visión de futuro asegurando seguir siendo una marca legendaria otro siglo más.
A pesar de que dejan claro que esto solo es un proyecto, por el feedback que nos requirió la compañía, nos da la sensación de que el futuro no esta muy lejos. Esperamos de verdad que podamos contar pronto con la LiveWire en nuestros concesionarios y nuestras carreteras, porque esta moto es una auténtica Harley-Davidson, una expresión pura de individualidad y de estilo icónico que, además, resulta ser eléctrica.